Partido del Pueblo

Tesis sobre el Programa Estratégico

TESIS 1

Proposición:


El modelo de desarrollo neoliberal impuesto por la invasión yanqui de 1989 está agotado a la fecha, sosteniéndose solamente mediante el uso corrupto de los mecanismos obsoletos del sistema jurídico del Estado y la coerción. Esto ha roto el consenso del bloque histórico social en el que se ha apoyado la superestructura de nuestra sociedad, por lo que se ha perdido la gobernabilidad democrática para la gestión pública del país, y entrado en una situación irreversible de incapacidad para resolver la crisis estructural que se vive. Si no se ha producido el cambio inmediato de este orden, es porque no ha coagulado aún la fuerza emergente capaz de garantizarlo, lo cual debe ser la tarea principal del programa estratégico del Partido como vanguardia: construir el poder democrático, para transformar el Estado Nacional.

Argumento:


Luego de la invasión norteamericana de 1989 se impone al país el modelo económico neoliberal del desarrollo, bajo la gestión política de un Estado presidencialista, exclusivo y excluyente, sostenido por el rejuego político del bipartidismo como fórmula de vida democrática. Con la reversión de las infraestructuras canaleras a la nación, este modelo entra en una crisis insalvable, caracterizada principalmente por una relación inversa entre crecimiento y distribución de la riqueza, que significa a un mayor incremento de la riqueza, mayor inequidad social. En los hechos, el modelo ha destruido la infraestructura productiva agraria e industrial de la nación, a la vez que ha puesto en manos de las transnacionales y el "Off-Shore" la economía de servicios, haciendo del crecimiento la fuente directa de la concentración de capitales y no del desarrollo humano y sostenible del país. El trasfondo es que se incorporó una economía globalizada, de alta intensidad y tecnología de punta -la del Canal de Panamá-, a un modelo económico que solo había modernizado viejas estructuras oligárquicas del desarrollo desigual y combinado, sin realizar los cambios históricamente necesarios. El problema es que tal crisis ha alcanzado hoy al consenso ideológico y político que hizo la hegemonía social del modelo, poniendo a su vez en crisis profunda la superestructura de la nación, especialmente la institucionalidad que le da sostén político y jurídico. O en otras palabras, ha madurado la necesidad del cambio estructural del Estado, por lo que nos toca construir la fuerza emergente de este cambio, capaz de crear una nueva hegemonía histórico-social.

TESIS 2

Proposición:


Ajustados al ascenso del movimiento social, que asume cada vez más una posición de ofensiva contra el poder oligárquico, y a la necesidad impostergable de transformar el Estado caduco surgido de la invasión norteamericana de 1989, es imprescindible la formulación en el más breve plazo del Plan Programático Estratégico del Partido.
Las tareas y actividades principales destinadas al objeto del mismo, es decir a la sociedad, deben estar encaminadas a la politización del movimiento social nacional.
Sin renunciar a la vigilancia y denuncia permanente contra el enemigo fundamental, el imperialismo norteamericano, autor del modelo de desarrollo, esta acción debe tener por meta aislar a los grupos económicos que sostienen la plutocracia panameña, o sea la oligáquica financiera rentista nacional, la especuladora de los servicios y la intermediaria del gran agronegocio; liquidar definitivamente las opciones oportunistas modernizantes de la burguesía reformista, hoy en crisis de agotamiento por toda América Latina, y construir la alternativa popular, patriótica y democrática del cambio planteado, sumando a todas las fuerzas de reserva directas e indirectas que sirvan de apoyo. Es esto lo que permitirá un cambio en las correlaciones de fuerza favorables a la transformación revolucionaria del Estado Nacional.

Argumento:


Nuestro Partido, en la dimensión teórica del proceso revolucionario hacia la liberación social ha considerado siempre los lapsos históricos de fase y etapa en el movimiento general de la sociedad; la fase obedeciendo a la unidad que delimitan los procesos históricos concretos resultantes del desarrollo objetivo de la sociedad, y la etapa, determinada por el movimiento del cambio que corresponde a la coyuntura estratégica, siendo definida por el enemigo principal a vencer y por el golpe "a quién", durante el despliegue de la fase.
Así la estrategia establece que nuestro país vive la fase de la Liberación Nacional y la etapa -en estos momentos- de la Democracia Nacional, como eslabón necesario hacia un Estado más complejo, democrático popular que liquide definitivamente todas las relaciones de dependencia y abra las puertas al socialismo.
Esta estrategia, marcada por el X Congreso está vigente, toda vez que el enemigo principal no ha variado. No obstante han variado las condiciones en que se debate la lucha en la etapa, o sea la particularidad de la coyuntura estratégica, pues como se ha afirmado, ha mejorado la situación nacional e internacional a favor del objetivo revolucionario del nuevo Estado que proponemos.
Las tesis del X Congreso delinearon para esta etapa los fundamentos del programa estratégico, pero estos no fueron nunca desarrollados como tareas por renglón en un plan programático, con base a sus contenidos específicos, significados y prioridades. La primera tesis manifestaba en especial la importancia dentro de la coyuntura, de identificar los nuevos actores del proceso de transformación, los nuevos aliados y enemigos para la formulación del programa, aspectos que necesitan al presente de complementos con precisiones sobre el enemigo a vencer, la composición múltiple y compleja de las fuerzas que se suman al torrente del cambio y la dirección del golpe principal determinados ahora por la particularidad de la coyuntura. Así mismo es imprescindible el mandato del próximo Congreso, de formular en el más corto tiempo el Plan Programático Estratégico, conteniendo el blanco principal del golpe.
Al respecto, la particularidad de la coyuntura sostiene que el movimiento social se ha extendido nacionalmente, asumiendo cada vez más una posición ofensiva reivindicativa, que hoy toca múltiples problemas de la sociedad por efecto de la crisis general económica y política. Sin embargo, el movimiento por el movimiento no resolverá el reordenamiento planteado de la superestructura de la sociedad, porque tal reto exige sobre todo elevar ese sisma social reivindicativo a los más altos niveles de organicidad y calidad política, pasando de ser un movimiento reactivo a uno proactivo que sacuda toda la institucionalidad de la sociedad. Es esto lo que debe marcar entonces el norte del plan programático estratégico.

TESIS 3

Proposición:


A pesar de la importancia que ha tomado la arena internacional para nuestras luchas por el creciente movimiento global de las fuerzas progresistas y revolucionarias -hoy también en la ofensiva frente al imperialismo y el neoliberalismo-, y el papel de Panamá en la nueva configuración geopolítica y geoeconómica mundial, el Partido adolece aún de tareas programáicas hacia el ámbito de lo internacional relacionadas con la coyuntura estratégica nacional. Esto fue un mandato del X Congreso que no se cumplió y que la actualidad exige urgentemente implementar, bajo un organismo de dirección acorde con la jerarquí de la tarea.

Argumento:


En estos 16 años que nos separan del X Congreso, las fuerzas progresistas y revolucionarias del mundo han pasado de una posición de reflujo a una de flujo ante la crisis profunda estructural y terminal del capitalismo neoliberal. Este movimiento está siendo favorecido entre otras cosas, por el fortalecimiento de las economías de los países emergentes (China, India, Brasil, Rusia, África del Sur), produciéndose como tendencia una recomposición de poderes, que apunta a un nuevo orden global. En este tablero, el asunto más importante es que Panamá representa un punto estratégico en el mapa de conformación de ese nuevo orden geoeconómico y geopolítico, por su función especial en el comercio y la conectividad planetaria dentro del mundo interdependiente que nos domina. Esto es histórico e irreversible.
En especial, el interés que esto levanta sobre el país acerca nuestro movimiento social al movimiento internacional, a la vez que pone a las agencias de desarrollo internacionales a presentar planes sobre nuestro territorio, lo que exige estabilidad y gobernabilidad. Todo esto es de suma importancia, pues son intereses que aunque foráneos, ejercen una presión que abre oportunidades al desarrollo de nuestra lucha por el nuevo Estado.
El problema no se ha incorporado como tal en la estrategia del Partido y deja un vacío importante en el tablero de luchas, toda vez que nuestras tareas revolucionarias necesitan profundamente del contexto internacional en la vía de construir las correlaciones de fuerzas favorables a sus objetivos; así lo demostró nuestra lucha por la soberanía en el Canal de Panamá y la firma de los Tratados Torrijos Carter.

TESIS 4

Proposición:


La experiencia desarrollada por el Partido a lo largo de estos años, indica que la tarea estratégica de politizar al movimiento social solo es posible desde el propio movimiento, y que ello implica, como vanguardia, pasar de la simple actividad de orientación del mismo a su conducción; o sea ganar el liderazgo al fragor del combate que despliegan las propias masas, todo lo cual exige una alta calidad ideo-política del dirigente y del militante de base. Así, el Plan Programático debe abordar también al sujeto político, tratando tres aspectos fundamentales: a) crecimiento partidario desde el movimiento; b) estructuración del militante en la pirámide vertical, tomando como unidad base el área o sector de la acción política, social o económica; y c) formación para elevar la calidad ideológica y operativa de la gestión política.

Argumento:


La Tesis 4 sobre programa del X Congreso, desarrolló los fundamentos para encarar el objeto del programa, pero no desarrollo plenamente los fundamentos hacia el sujeto; solamente planteó la necesidad de "proponer un programa de crecimiento ideológico que ponga al colectivo partidario en capacidad de mirar la coyuntura estratééica y mantener de forma sostenida la perspectiva hacia los objetivos del programa máximo", programa que nunca se propuso.
No obstante, orientados por los fundamentos hacia el objeto de la actividad estratégica el Partido desarrolló acciones importantes, con empirismo y artesanalismo es verdad, pero con resultados indiscutibles que tienen expresiones en organizaciones como la Alianza Estrat&oeacutegica Nacional (AEN), el MIREN, el Frente por la Defensa de la Democracia, o movimientos como los casos de Barro Blanco, de los trabajadores de Barú agrupados en APARAD, de la lucha de los colonense por la renovación urbana, la creación de empresas cooperativas como COBANA en Bocas del Toro, etc. Y hoy día somos un factor del desarrollo del movimiento democrático reivindicativo y por la transformación del Estado Nacional, ganando cada vez más protagonismo en la arena de las luchas populares; pero aún no conducimos y la hegemonía dominante sobre las amplias masas sigue siendo el reformismo.
La experiencia ganada es clara en su conclusión: esa hegemonía del enemigo hay que arrebatársela desde las propias bases del movimiento. Y en esa dirección, el programa estratégico hacia el sujeto necesita plantar no solamente una alta calidad ideológica en el militante (todo militante debe ser un excelente propagandista), sino que el partido debe anclar estructuralmente su musculatura en el propio movimiento y crecer con él.